Etiquetas

, , ,

Hace un tiempo escribí sobre la capacidad que tiene el recuerdo espontáneo de un olor de traernos todo un mundo del olvido una vez más al presente. Son momentos especiales, que nos son donados sin buscarlos, es decir, que son una gracia particular.

Discutiendo sobre esta idea, mi hermana me comentó que a ella, en vez del olor, lo que le trae esa percepción singular es la luz. En épocas de cambio de estación, cuando todo parece ser nuevo, hay una luz especial, efímera por lo rara e indescriptible, que le trae al presente esos momentos de gloria. Claro, que mi hermana es artista plástica, así que a lo mejor el oficio determina el vehículo por el que nos llegan esos “destellos”, como ella llama a esas percepciones sensoriales inasibles por que no son reales sino recordadas, que se convierten en imagen del recuerdo, espiritualizada.

También fue mi hermana la que me sugirió que leyera a Lucy Montgomery*, porque el personaje de Emily of New Moon percibe esos “destellos”. Así que me fui a la búsqueda del libro y encontré la cita, que te copio, querido lector. No tengo la pretensión de comentar críticamente el fragmento, sino que sólo quiero compartirlo:

And then, for one glorious, supreme moment, came “the flash.”

Emily called it that, although she felt that the name didn’t exactly describe it. It couldn’t be described -not even to Father, who always seemed a little puzzled by it. Emily never spoke of it to any one else.

It had always seemed to Emily, ever since she could remember, that she was very, very near to a world of wonderful beauty. Between it and herself hung only a thin curtain; she could never draw the curtain aside -but sometimes, just for a moment, a wind fluttered it and then it was as if she caught a glimpse of the enchanting realm beyond -only a glimpse- and heard a note of unearthly music. 

This moment came rarely -went swiftly, leaving her breathless with the inexpressible delight of it. She could never recall it -never summon it- never pretend it; but the wonder of it stayed with her for days. It never came twice with the same thing. (…) And always when the flash came to her Emily felt that life was a wonderful, mysterious thing of persistent beauty.

EmilyOfNewMoon.JPG

Montgomery, Lucy Maud (2002): Emily of New Moon (1 edición 1923). Gutenberg of Australia eBook.

*Montgomery (1874-9942), escritora canadiense, se hizo famosa con su Anne of Green Gables, y más tarde con la serie televisiva de la misma. Siempre ha sido leída en el marco de la literatura juvenil, aunque desde ese punto de vista inocente de la niña, cuestiona convenciones sociales y el papel de la mujer en una sociedad marcada por la rígida ley protestante. Los tres libros de Emily son considerados su expresión más madura, aunque sigue cayendo en defectos como la iteración de los momentos bellos, que llega a cansar un poco, y la visión subjetiva de su personaje, al que mima con elogios.

Anuncios