Etiquetas

, , , ,

celebrar

Dicen que la manera de comprobar si un pueblo está orgulloso de su identidad es ver cómo celebra sus memorias. La fiesta, el recuerdo de las proezas de sus antepasados, de sus tradiciones y ritos, de sus glorias y costumbres… todo eso es lo que une al colectivo; aquello que da cohesión a un grupo de gentes que se sienten orgullosas de ser lo que son y cuidan, cultivan, el recuerdo con la riqueza de sus ceremonias. Es una muy bonita observación sobre la naturaleza humana, aplicable y comprobable hasta en las manifestaciones más pequeñas de toda cultura.

Y con la celebración viene la fiesta y la alegría. Así, nos da gusto leer como el rey David iba en procesión delante del arca de la alianza, cantando y bailando (Cfr. II. Sam. 6)

Por el contrario, una cultura que no se place en recordar sus raíces, que las suplanta por elementos exóticos que le brindan más entretenimiento, o que se avergüenza de los valores de sus ancianos, es una cultura en decadencia.

Así, el olvido es la muerte de lo propio, la tristeza y la angustia.

No te olvides, Israel, es el precepto del pueblo judío. Porque mientras no te olvides serás pueblo, y tu Dios te acompañará marchando delante de tí.

Yo me puedo imaginar cómo suenan las tuercas de los cerebros de ustedes al leer estos razonamientos. Yo también pienso lo mío y saco mis conclusiones.

Notas:
-Erll, Astrid: Literatur als Medium des Kollektiven Gedächtnisses. En: Astrid Erll, Nünning, Ansgar, Hrsg. (2005): Berlin: Walter de Gruyter.
-El Shema Israel es la oración prescripta tres veces al día al pueblo judío. Esta oración quedará definitivamente establecida después de la primera rebelión judía; comprende dos fragmentos del Deuteronomio (Dt 6,4-9 y 11, 13-21) y una exhortación final tomada del libro de los Números (Núm 15,37-41).

Anuncios